Cuando me tenías no era nada, pero apenas me perdiste me extrañas, me amas, no puedes vivir sin mí y fui lo mejor de tu vida.

0
39

No entiendo como lo hiciste, ni tampoco realmente cual era tu plan, pues con buenos tratos me convenciste para estar contigo e inmediatamente lo hice comenzaste a cambiar, te volviste el polo opuesto de la persona que me enamoró, y aunque el amor muchas veces te ciega y te deja tonta, hay personas como tú, que hacen tan evidente que estas cometiendo un error, que por muy enamorada que estés te das cuenta que es momento de decir adiós.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Se supone que las bipolares somos las mujeres, que somos así por nuestros cambios tan drásticos que tenemos en nuestras hormonas y muchas veces no podemos evitar caer presa de esas ganas de poner todo de cabeza, pero los hombres no tienen una explicación para ser así, así que creo que debes estar algo mal de la cabeza.

Una vez dijiste con tus amigos en tono de chiste que “las mujeres nos parecemos a las pelotas de frontón, porque mientras más fuerte nos pegan, más rápido regresamos”, ¿pero qué clase de mujer puede entrar en esa descripción?, es que ¿acaso estás loco y no te das cuenta que también naciste de una mujer?, y que era también una mujer aquella a quien decías el amor de tu vida, en ese momento lo quise tomar como la broma que dijiste que era, pero después me di cuenta que hay muchas formas de hacer daño, y si bien nunca te atreviste a golpearme físicamente, lo hacías emocionalmente tratándome como si no te mereciera.

Por eso te mandé al diablo, porque no te mereces estar con una mujer como yo, de hecho, no mereces estar con ninguna mujer por mala que esta sea, pero después regresaste llorando a mi puerta, pidiendo disculpas, diciendo que te habías comportado como un patán y que no lo volverías a hacer, me decías que no podías vivir sin mí, que era el amor de tu vida, que me extrañabas en cada paso que dabas, ¡por Dios!, espero que de verdad hayas comprendido tu error, pero conmigo no vuelves jamás, no tengo ni la mitad de recuerdos buenos tuyos que me hagan creer que vale la pena volver contigo, así que si entendiste porque te deje, quédate lejos de mí en honor a ese amor que dices sentir por mí.

Francamente fuiste de esas personas que se convierten en lecciones de vida, y aunque en la mayor parte considero el tiempo que estuvimos juntos como una completa pérdida de tiempo, debo admitir que aprendí algo muy valioso y solo por eso valió la pena vivir el tiempo que pasé contigo, aprendí que hay personas tan torpes que no pueden valorar a las personas, las oportunidades, o las cosas mientras las tienen, y aprendí que esas personas no valen la pena.

Autor: Sunky