Los hombres débiles tienen amantes, los hombres fuertes tienen familia.

0
186

Aún recuerdo esas platicas que nunca terminaban, aún recuerdo como hablábamos de nuestros sueños más importantes y como siempre tu destacabas las ganas de ser papá, siendo sincera para mí también era algo super importante el hecho de poder ser mamá y tener a alguien a quien proteger y educar, y por un momento creí que había encontrado la pareja idónea para traer a un hijo al mundo, porque quería que su papá valorara tanto como yo a ese pequeño ser indefenso que llegaría a nuestros brazos.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Pero cuando te di la noticia no parecías estar muy alegre, pensé en ese momento que los hombres quizás no son tan eufóricos como nosotras las mujeres y que ellos se reservaban más al mostrar su emoción con tal de no parecer débiles, eso quería pensar, aunque un aire de preocupación se notaba claramente en tus ojos, quisiste disimularlo pero fuiste incapaz, pero nuevamente intente justificarte, pensé que era el peso de la enorme responsabilidad que había caído en tus hombros de un momento a otro y que te estabas preparando para ser papá, al igual que yo lo estaba haciendo con mi propio roll.

Pensando en los gastos que se nos vendrían encima y todas esas otras cosas que aún no estaban listas para recibir a ese pequeñín, estaba contenta y preocupada al mismo tiempo y pensé que lo mismo te estaba pasando a ti, pero en el fondo había algo que no terminaba de convencerme, algo que no me tenía completamente tranquila con respecto a tu reacción.

Pasaron los meses más rápidos de mi vida, y de un momento a otro nos convertimos en una familia, sinceramente no estábamos preparados para lo que teníamos enfrente, pero yo hacía lo mejor que podía para lidiar con todo, mientras tu parecías solo lamentarte de la vida que habías perdido y no te alegrabas de la que habías ganado.

Por fin nuestro supuesto sueño compartido se había hecho realidad, éramos tú, nuestra hija y yo, éramos esa familia que siempre dijiste añorar, pero aun seguías con ganas de salir de fiesta con tus amigos, preferías pasar el tiempo fuera, que con nosotras y aunque al principio intente detenerte, después te deje hacer lo que querías, quería que te relajaras un poco para que volvieras con nuevos bríos a estar con nosotras y compartir nuestra felicidad.

Pero tú estabas con otra, o con otras, no lo quise investigar más, entendí que una floja moral era lo único que te mantenía cerca de nosotras, ¡no sabes la lástima que me das!, no entiendo ni entenderé como preferiste tirar todo lo nuestro a la basura por un momento de locura.

Hoy entiendo que solo los hombres fuertes tienen familia, pues solo ellos son capaces de entender y valorar lo hermoso de una familia y sobre ponerse a las tentaciones por el bienestar de aquello que sin duda es lo más importante, aquellas personas que lo esperan en casa con un abrazo y un beso, los otros simplemente son debiluchos que no deberían decirse a sí mismos hombres, pues sucumben ante el primer asecho y al final se quedan solos sin nadie que los quiera, los ame o los respete, pues todos al final tenemos lo que nos merecemos.

Autor: Sunky