Hasta la mejor persona se cansa de mover montañas por alguien quien por ella no mueve ni una piedra.

0
66

Soy de esas mujeres que luchan hasta la última gota de sangre por aquellos que aman, no me rindo ni a la primera, ni segunda, ni tercera, doy pelea hasta quedar literalmente muerta del cansancio, no entiendo si ese fue precisamente mi error, si te acostumbraste tanto a que yo lo hiciera todo que se te olvido que también tú eras parte de la relación y por eso nunca moviste una sola piedra por mí.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

¿Recuerdas todos esos problemas en los que me metí por defenderte frente a mi familia y amigos? ¿Recuerdas cómo incluso mande a muchos de ellos fuera de mi vida por no aceptarte y darte el lugar que según yo te merecías?, sinceramente no creo que sea merecedora de una disculpa de su parte, porque fueron tan leales a mí que a pesar de saber que perderíamos la amistad no se rindieron nunca en su esfuerzo de mostrarme aquella verdad que era tan imposible de concebir en ese momento para mí.

¿Recuerdas todos esos momentos en los que tuve que incluso hasta pedir prestado para sacar adelante aquellos problemas tan fuertes por los que pasamos?, no entiendo cómo es que desde ese momento no entendía la clase de hombre de mentiras que eras, se supone que el hombre es el que resuelve los problemas y la mujer quien le ayuda y le da soporte, pero yo nunca me he querido quedar atrás, siempre me ha gustado ser parte de la solución, aunque contigo era la única parte ya que tú por algún motivo siempre eras incapaz de resolver nada.

Fuiste alguien a quien amé demasiado y lo sabes, moví cielo, mar y tierra para que estuviéramos bien, y casi nunca necesité que tú hicieras algo por mí, hasta aquel momento en que por primera vez te pedí que me ayudaras con algo, no porque no pudiera hacerlo, simplemente porque era importante para mí que lo hicieras tú, que hicieras eso tan pequeño, tan fácil, pero al mismo tiempo tan representativo para mí, y no fue sorpresa, pero igualmente me desilusiono a mas no poder, porque no fuiste capaz de hacer realmente nada en esta relación, por mí, por nosotros, o incluso por ti mismo.

Y como dicen “tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe”, de la misma manera yo me he cansado de mover montañas por alguien a quien finalmente entendí que no vale la pena, porque no fuiste capaz de mover por mí ni una miserable piedra”.

Autor: Sunky