En la soledad puedo darme cuenta quien soy y lo que quiero

0
45

No había tenido tiempo de detenerme un momento en la soledad. No había tenido tiempo de darme cuenta quien realmente soy y que es lo que quiero para mí, que es lo mejor para mí y que debo hacer para mejorar lo que vendrá en mi vida.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Ahora que me encuentro en medio de la soledad me doy cuenta que este tiempo es lo mejor que pude tener, el tiempo conmigo misma para conocerme y darme cuenta que es o que he hecho y que es lo que quiero hacer en mí vida. Es el momento perfecto para construir mi vida y dirigirme a la vida que realmente quiero para mí. En el pasado no había podido darme cuenta lo mucho que he cambiado con el tiempo , no había podido darme cuenta que deje ir muchas cosas que realmente me gustaban. Me enfoque en demasiadas cosas que nunca pensaba en mí porque me encontraba en último lugar de mi lista.

Nunca pensé que disfrutaría la soledad. Nunca pensé que a solas podía darme cuenta de lo mucho que valgo, de lo mucho que quiero hacer y de todos esos sueños que deje inconclusos. Me gusta estar de esta manera, a solas, sin pensar en nadie más ni en nada más. Es bueno olvidar los dolores, las preocupaciones, el estrés de cada día, los amigos que me han fallado y meditar sobre cada una de las personas que aún siguen a mi lado; meditar en todas las cosas que han hecho las mejores personas que he conocido en mí vida, valorar el tiempo que he podido pasar con esas personas que realmente me importan y pensar en todo ese tiempo perdido que pasé junto a esas personas que solo me hicieron daño, que solo estorbaron en mi vida. En el tiempo a solas puedo darme cuenta de todas esas cosas que se han ido por mi culpa, por mis acciones y en todas esas segundas oportunidades que me ha dado la vida para recuperarlas.

Quiero quedarme de esta manera un momento más, un momento más para descubrir la soledad y todas esas cosas positivas que te puede traer el tomarte un momento contigo mismo. Quiero quedarme un momento más acompañada de mi espíritu y conocerme, conocer de lo que soy capaz y de los miedos que aún llevo dentro y que no podía ver.

Nunca pensé que estar a solas traería tanta paz, tanta meditación en las cosas que han pasado alrededor de ti. Nunca pensé que la soledad fuera una buena compañera que te haría ver la manera en la que vas manejado tu vida, tus decisiones, las personas que están a tu lado y la manera en la que te conduces a ese futuro incierto. Nunca pensé que en la soledad podría darme cuenta de todas esas cosas que estoy haciendo mal, de todas esas cosas que me hacían feliz pero que poco a poco deje atrás a causa de circunstancia y a causa de personas en las que nunca debí confiar.

Me quedaré un poco más en soledad…