Al final todo lo bueno que lograste en mi, lo disfrutará alguien más.

0
37

No soy una chica fácil de enamorar, de hecho, en esos temas del amor soy un desastre, confiar en las personas se me hace casi imposible, las pocas veces que lo hecho me han lastimado tanto que con el tiempo decidí alejarme de todo eso, hasta que llegaste tú.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Al principio no voy a negar que eras un poco molesto, muchas veces ignore tus mensajes sentía que no eras el tipo de chico que iba conmigo, pero tu insistencia y perseverancia me hicieron darte una oportunidad, darme una oportunidad de esas que no me daba hacia mucho. Resulto que coincidíamos en tanto, tu carácter pacífico y tranquilo iba perfecto con mi mal carácter, tu manera de ver el mundo era tan distinta a la mía y eso me gustaba, me enseñaste a ver el mundo a través   de tus ojos y comencé a ser feliz, a ser más despreocupada, abandone mis miedos y entendí que hay muchas cosas que no puedo controlar y todo gracias a ti.

Al pasar el tiempo me di cuenta de lo realmente especial que eras, con tus sonrisas esporádicas y tus malos chistes ibas sanando mi corazón lastimado y dañado y tu ni cuenta te dabas de eso, comencé a sentir que te quería de una manera libre y pura, aplacabas mis demonios y te revele secretos de mi vida que nadie más sabia, hiciste magia porque después de un tiempo confiaba completamente en ti, el miedo se había ido y me sentía tan feliz como nunca lo había estado, estar contigo era olvidarme del mundo entero, siempre sentí que tú me llevabas a tu burbuja porque el estrés del día a día, del estudio o mi mal humor se desaparecían con solo ver tus ojos, tú eras mi lugar seguro y entendí que ya te amaba.

Luego de muchos meses, llegaron esos momentos donde la vida te pone a prueba, nuestra burbuja ya no era solo nuestra, tu compartías esa burbuja con alguien más y lo supe, supe que esos ojos ya no eran mi lugar seguro y entonces decide que ya no te quería en mi vida y dolió tanto, no tienes una idea lo que dolió, pero te agradezco por cada sonrisa, por cada abrazo, por cada beso, por hacerme mejor persona y sobre todo por hacerme fuerte, entendí que para vivir momentos mágicos como los que viví contigo el dolor es inevitable, pero que al final vale la pena.

Estoy segura que la nueva persona que llegue a mi vida te agradecerá infinitamente el trabajo que hiciste conmigo, pues la persona que ahora soy atrae muchas más miradas de la que era cuando me conociste, así que a pesar del dolor muchas gracias, porque sin ti seguiría cerrada en mi caparazón y ahora ya no tengo miedo de amar.

Autor: Dinia Navarro

Editado por: Sunky