Todos van a herirte, solo tienes que encontrar aquellos por los que valga la pena sufrir.

0
96

El mayor reto a la hora de enamorarse es tener la delicadeza de escoger bien, de separar la paja del trigo, de no caer en las apariencias que muchas veces engañan, amar es la mejor de las aventuras si se hace al lado de la persona indicada, y como todas las buenas aventuras tiene sus subidas y bajadas.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Antes que nada quiero dejar claro a qué tipo de dolor me refiero, me refiero a la clase de dolor que causa una separación, una desilusión, la distancia, o un mal entendido, porque seamos sinceros, mientras más amamos a alguien, más duele cuando hace algo que no esperábamos de él, pero esto no le convierte en una mala persona, solo lo convierte en aquello que por ende sabíamos que era, un humano con la capacidad de acertar, pero también de equivocarse, o de cambiar de opinión, pero no me refiero a la violencia física o emocional, o a cualquier cosa que se allá hecho con alevosía como una infidelidad, eso creo yo, que nunca se debería perdonar.

Mirando retrospectivamente me he dado cuenta que aquellas personas con las que mejor me la he pasado no han sido la excepción en cuestiones de dolor, desatinos, malos entendidos o de pasajes tristes, he llegado a comprender que el corazón para poder amar debe hacerlo plenamente, debe entregarse todo sin recelos, sin miedos, sin restricciones y solo en ese momento es que puedes experimentar la magia de un amor épico, de una historia que aunque en algún momento termine será digna de guardar en ese lugar especial que todos tenemos en nuestra mente, será incluso digna de algún día ser contada a nuestros hijos o nietos.

¿No es acaso eso esto lo que todos deseamos?, al menos yo, no me arrepiento de aquellos buenos amores, que por una cosa o por otra tuvieron que terminar, pero que a su paso hicieron de mí una persona nueva, que convirtieron mi realidad en un mundo lleno de esperanzas y sueños, que hicieron en mi cuerpo caricias tan hondas que quedaron grabadas en mi piel, aquellos besos que no desaparecen y que basta con cerrar los ojos y llamar aquel recuerdo, para disfrutarlos una vez más, y es que estos recuerdos son tan intensos que aun que pudiera (que no creo) no los quisiera borrar nunca.

Me doy cuenta que el amor siempre cobra de alguna manera un precio, precio que estoy más que dispuesta a pagar si la historia vale la pena, si es algo que, aunque llegara a terminar me negara profundamente a olvidar, la verdad es que si la persona es increíble nunca será algo fácil, pero si vale la pena no nos daremos por vencidos hasta tenerla a nuestro lado.

Hoy no pido alguien que no me haga sufrir, hoy busco alguien que me demuestre que vale la pena el sufrimiento por el cual podamos pasar, alguien por quien no vacile en ningún momento cuando el amor llegue y me cobre la tarifa de toda la felicidad que me brindo, alguien con quien pueda decir sin dudarlo ¡lo volvería a hacer¡, quiero un amor que aunque duela sea la mayor fuente de felicidad de mi vida, mi inspiración y con quien pueda decir a ciencia cierta “que aun en nuestros momentos malos no desearía estar en otro lado que no sea con él”.

 

Autor: Sunky