Cariño y distancia

0
27

De pronto tu idilio se ha roto. La magia de ese tiempo se ha ido, junto con las promesas y los planes. Muchos enamorados te dirán que es pronto para dejarse llevar por las decisiones contundentes, impulsos y negaciones que nacen de la frustración.

Todavía puede ocurrir que llegue una llamada, y su voz te diga: “Ya soy libre, te echo de menos y quiero estar contigo para siempre”, y todo brotará de nuevo, en un instante.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Al amor le perdonamos todo. Le permitimos ser fiel y traidor, predecible e impredecible, hoy dirás NO y mañana SÍ. La contradicción no existe, es sólo una ilusión óptica para quien observa desde fuera, porque sólo razona, no vive el zarandeo de enamorarse.

Escucho las letras que últimamente compones para tus canciones interiores, donde hablas del amor, de la amistad, la distancia, la ruptura, el silencio, la reconciliación… Ideas con las que tu reciente amor puede identificarse, o incluso tus amigos… ¡o incluso yo! Yo, tu sencillo amigo, casi tu hermano… Por un lado, deseo saber a quién le cantas tus canciones de amor… por otro lado me estremece pensarlo. Apenas hace días estabas compartiendo tu vida y tu más profunda intimidad con otra persona. Cualquier pensamiento tuyo sólo puede entenderse en ese contexto, y fuera de él suena confuso…

Por eso debo creer que le cantas a él, a tu amor roto, a las horas de conversaciones compartidas en las que os habéis ayudado, apoyado y finalmente enamorado. Él ha sido tu amigo, tu amante, tu ídolo admirado, ovacionado incluso por multitudes, tu precioso muñequito de marfil. Lo lógico es que tus canciones de amor y amistad sean enteras para él. Otra cosa no tiene sentido. No sería el momento de cantar a tus amigos, ellos ahora tienen el deber de apoyarte en lo que necesites, a la distancia de una amistad sana, con respeto y silencio. Así descansarás tú, y ellos también, que lo necesitan, pues han compartido un poco de tu dolor en este viaje, puede que más del que imaginas.

Con toda mi pena te pido que tus canciones no sean ambiguas, que no dejes entrar en ellas a cualquiera por inocente malinterpretación, y mucho menos a mí. Si ha de entrar alguien que sólo sea él, el que llena tu mente. Y si me dices que ya no la llena, ¡entonces pensaré que no has estado enamorada! Por eso debo pensar que sigue ahí, dentro de ti.

Déjale un mensaje claro en la botella de tus canciones, que sepa que la canción es suya, sólo para él. Así los que una vez soñamos contigo podremos dormir tranquilos, con la certeza de que no nos hablas a nosotros, de lo contrario dormiremos con una inquietud que no sabría explicarte.

Aunque un rincón de mi mente quiera soñarte de otra manera, la realidad es que sólo somos amigos. Si atravesáramos esa puerta, la que nos lleva más allá de la amistad, ¿qué encontraríamos? El pájaro de la felicidad se espanta fácilmente, sólo se lleva bien con la amistad, el resto son excepciones y leyendas.

Si la amistad atraviesa la puerta de tu intimidad se puede convertir en algo distinto, más complejo, sube de nivel y debe aceptar la responsabilidad de mantener encendida la llama de la felicidad de la otra persona. ¡¡Gran responsabilidad!! Sobre todo, para aquellos a quienes nos cuesta mantener encendida la nuestra propia…

No todos estamos capacitados para hacer felices a los demás, al amor no le gusta hablar de éstas tristes realidades, pero hay que hacerlo. Personas como la que te escribe somos seres imperfectos, lentos, despistados, necesitados de comprensión y perdón a todas horas; si tu felicidad es sensible a los errores, serás infeliz junto a una persona ineficiente, responsable nada menos que de alimentar tu alegría. Como bien dices, el corazón exige.

Por esto sabemos que tus canciones sólo pueden estar dedicadas a alguien fuerte, enérgico, deslumbrante, como un soldado de marfil… Tu música no es para nuestros oídos; extraña bofetada gracias a la cual tus amigos imperfectos podemos alejarnos de ti, hasta donde no oigamos la melodía, y así poder descansar en paz, sin dejar de quererte en ningún momento.

Si alguien te quiere y de pronto se aparta de ti en silencio, sin explicaciones, por favor no le odies, te puede estar haciendo un último favor de amigo, apartándose y dejando libre tu camino a la felicidad.

 

Por: Náufrago