Sé que ambos fallamos y ambos estamos pagando las consecuencias

0
31

No puedo echarte toda la culpa de que lo que hubo entre nosotros dos se destruyera porque sé que ambos nos equivocamos, que ambos tuvimos errores que nuestro orgullo no nos dejaba mirar y resolver para que pudiéramos seguir juntos. No di lo mejor de mí y sé que tu tampoco pudiste darlo, te comprendo, de verdad. Sé que quizá si hubiéramos tomado un camino diferente, si hubiéramos pensado más en el otro y no tanto en nosotros mismos quizá hubiera funcionado, pero todo lo echamos a perder y ya no podemos hacer nada porque las cosas ya están hechas y no podremos cambiar lo que ya fue.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Fue difícil aceptar que lo nuestro ya no podría ir a ningún lugar, fue difícil aceptar que lo nuestro no funcionaría y que quizá solo en un principio lo hizo, pero llego el momento en que los lazos se rompieran de tanto forcejeo de ambas partes. No quiero decir que nada funciono entre nosotros dos porque me puedo quedar con el recuerdo de todos esos momentos que tuvimos la dicha de vivir mientras disfrutábamos de la compañía del otro, mientras reíamos sin parar. No todo fue malo, pero lo bueno jamás lo cuidamos sino que pusimos toda nuestra atención en los errores, en lo que cometíamos mal y en todo lo que nos molestaba del otro sin poner nuestra atención en la solución.

Ahora ya es demasiado tarde y todo debe quedar aquí, todo debe terminar de una vez y liberarnos de todas esas amarguras que hemos tenido que pasar por intentar estar juntos mientras cruzábamos los brazos; intentar estar juntos sin mover un dedo para mejorar las cosas. Quizá no sea justo haber gastado tanto tiempo en esta relación que nunca floreció, que nunca fue capaz de dar fruto. Es triste ahora mirarte a la cara y pensar en todo lo que pudimos cambiar, en todas esas cosas que pude hacer para que esto no se perdiera de esta manera y poder estar juntos a pesar de los problemas. No supimos valorar lo que teníamos, de todo ese amor que se encontraba sepultado por todo el orgullo y soberbia de ambos. Ahí estaba ese amor que en un principio nos unió, ese amor que se podía ver a través de nuestros ojos cuando comenzamos a descubrirlo, pero que se opaco cuando comenzamos a destruirlo. Es triste ver el pasado y recordar el principio de todo esto, el principio del amor, el principio de toda nuestra relación e ir pasando en el tiempo y ver en lo que nos convertimos, en ver todos esos errores que nos empujaron hasta este día. No quiero decir que me arrepiento de colocar esta separación entre nosotros dos, pero tampoco te mentiré en decirte que no me duele, que no me duele ver todo eso que pude hacer para no perderte porque en verdad te amaba; de verdad lo hacia. Hablemos de todas esas cosas que nos lastimaron para que comencemos a sanar esas heridas que nos hicimos sin querer y sin darnos cuenta. Hablemos del perdón para poder seguir cada uno en su propio camino…