Hacen falta más hombres que se mueran por una, y no por todas.

0
62

Simplemente ya estoy cansada de engañarme pensando que lo que dices es verdad, que soy la niña de tus ojos, que no tienes atenciones para nadie más que para mí, pero puedo notar esa ligereza en tu mirada, esa manera disimulada en la que escudriñas a esa chica guapa que acaba de pasar al lado nuestro, puedo darme cuenta que en ocasiones me abrazas para poder dirigir tu mirada aquella mujer que se encuentra a mi espalda.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

No soy una celosa empedernida, no me molestaría que las vieras si no fuera que pretendes hacerlo a mis espaldas, si no fuera que pretendes distraerme para que según tú no me dé cuenta de cómo te regocijas al escudriñar entre su figura, y quizás si te fuera posible coquetear con ellas sé que lo harías, me molesta la incoherencia de tus palabras y tus actos, me molesta que me creas tan estúpida para no darme cuenta de lo que está pasando.

No puedo evitar pensar que no te sientes conforme conmigo, o que simplemente una sola mujer no es capaz de contener toda tu atención, de aprisionar toda tu lujuria para descargarla solo en mí, te he descubierto un par de veces concentrado en el celular, y yo me he acercado normal, pero tú al percatarte tarde de mi presencia reaccionas sorprendido, lo apagas o tratas de ocultar aquella conversación, no soy lo suficientemente retorcida como para tratar de hurgar en tu celular sin que te des cuenta, tampoco para intentar hackear tus redes sociales, o para inventarme un alias nuevo y ver si me decides que tienes una novia a la que amas mucho, o por el contrario intentas seducirme con mentiras sin saber quién soy en realidad.

No hace falta hacer algo tan degradante, creo que puedo ver el panorama completo aun cuando trates de evitar que yo vea algunas de las piezas del rompecabezas, me doy cuenta que toca hacer las maletas de mi corazón, toca dejar esta historia aquí y ahora, porque estoy segura de que aunque te confronte no tendrás el valor para aceptar que eres un poco hombre.

Desgraciadamente no eres el primero de tu tipo con el que tengo la mala experiencia de encontrar, ya he conocido algunos antes que tú, y debo decirte que entre los mentirosos, entre los falsos, eres de los peores que he encontrado, los otros definitivamente sabían mentir mejor que tú.

Hacen mucha falta más hombres que se mueran por una y no por todas, hombres capaces de literalmente entregarse por completo a un solo amor, hombres cansados de experimentar la emoción de la conquista y que estén centrados en lo que realmente importa, encontrar una sola, una buena mujer y a ella entregarle todo su corazón, su alma y su entero ser.

Autor: Sunky