Soy la misma mujer de antes, solo que ahora se lo que valgo, lo que quiero y lo que merezco.

0
123

Sinceramente no me parece divertido, que después de todo lo que pasamos juntos, que después de lo mucho que sufrí al soportarte, para que a final de cuentas no valoraras en lo más mínimo la paciencia y el tiempo que desperdicie contigo, vengas ahora a darme lecciones y tratar de “según tu ayudarme a ser la misma de antes”, y es que en realidad no he cambiado en nada, ni tampoco me encuentro amargada, soy muy feliz y lo mejor de todo es que he podido reencontrarme con la mujer interna que tanto amaba y me hacía sentir orgullosa.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Francamente me molesta que vuelvas según tú con esa intención de recuperar el lugar que perdiste, y que pienses que porque estoy sola ese lugar sigue vigente, que tengas esa posición arrogante de creer que lo estaba guardando para ti, o que simplemente no encontré a nadie con la talla suficiente para tomar tu lugar, pero con el afán de aclararte esto, no porque te lo merezcas, sino simplemente para que dejes de molestar te diré: no me gusta hablar de ti, porque prefiero evitar los temas sin importancia, al desintoxicarme de tu compañía pude entender el valor que realmente tengo, también entendí que el error que yo cometí en nuestra relación solo fue fijarme en ti, de todo lo demás te encargaste tú.

Estoy sola porque he aprendido a valorar mi propia compañía, porque he aprendido mucho en este tiempo, y principalmente porque me he dado cuenta de que no necesito de nadie para ser feliz, y no estoy tratando de hacerme la fuerte, la verdad es que la pena de perderte paso más rápido que un estornudo, hasta para mí fue sorprendente lo fácil que te colocaste entre los recuerdos pasados y sin valor, creo que en el fondo ya me había dado cuenta que como pareja no valías nada, y simplemente me había faltado valor para decirte adiós o pedirte que te fueras.

Tu partida fue el analgésico para mi dolor de cabeza, ese dolor que me aquejaba todas las noches y no me dejaba dormir, “no es que ya te haya superado, es que nunca existió nada que hubiera que superar referente a ti”, y solo por respeto a esas “buenas intenciones” que dices tener y estar “preocupado por mí”, he decidido desperdiciar 10 minutos más de mi valioso tiempo, el cual está claro que no te mereces, para hacer una inversión importante, y esta consiste en darte a conocer todo esto para que no me vulvas a molestar.

Te repito por enésima vez “no he cambiado en nada”, sigo siendo la misma, solo que al saber lo que merezco quiero encontrar a alguien que valga la pena, para no perder de nuevo mi tiempo con alguien tan lamentable como tú.
Autor: Sunky