Cariño es tocar con respeto el alma del otro.

0
40

No cabe duda que fueron tus cálidas palabras las que me conquistaron, que un simple susurro tuyo tenía la fuerza para movilizar hasta la última fibra de mi ser, que respondía ante el candor de tu voz y de esas frases tan hermosas que me brindabas día a día, frases que pocas veces fueron respaldadas con tus actos.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Debo admitir que me confundiste por un tiempo, que simplemente no sabía que esperar de ti, en un momento te comportabas como un patán, para después venir a disculparte como todo un caballero, me parecía como si hubieran dos personalidades peleando dentro de ti, batiéndose en un duelo a muerte para determinar un ganador, dentro de mi esperaba que fuera aquel caballero que me conquisto el que ganara la batalla, pero con el tiempo fui entendiendo que no había conflicto alguno en ti.

Que era simplemente una treta bien preparada para ocultar a tu verdadero yo, esa persona horrenda que engaña con la boca para hipnotizar a su presa y mantenerla indefensa cerca de él, pero no has sido capaz de amarme, ni de dejarme ir, no has hecho nada que solo chantajearme cada vez que había tomado la resolución de partir.

Y de nuevo esa esperanza tonta de que recapacitaras me hizo quedarme una y otra vez, cada vez una nueva promesa de que cambiarias algún día, te camuflajeabas de caballero nuevamente por el tiempo necesario para que volviera a confiar en ti, y en el preciso instante en que comenzaba a recuperar la esperanza de tener algo bello juntos, volvías a tratarme como si fuera un trapo sucio, intentando en todo momento convencerme de que nadie más que tu era capaz de conformarse con la escoria de persona que yo era.

Lamento tanto no haber sido sorda a tus palabras, inmune a tus mentiras, ciega a tus encantos, lamento haber ignorado a mi voz interna por escuchar la tuya, pero hoy ya no podrás engañarme de nuevo con tus tretas, con tus trampas y esa mirada que ponías cada vez que estuve a punto de irme.

Tus actos ahora hablan tan fuerte que tus palabras ya no se escuchan, y no vas a seguir quitándome la oportunidad de ser feliz al lado de alguien que sepa el significado del amor, que demuestre su cariño y respeto día a día, ya no me importa no volver a escuchar esas frases tan lindas que de tu boca salían, pero que eran completamente lo opuesto al trato que me dabas, buscare aquella persona para la cual “amar sea tocar con respeto el alma del otro”.
Autor: Sunky