Eso de “donde hubo fuego cenizas quedan”, es para gente pendeja, lo que se quema ya no sirve.

0
45

 

¿Por qué perder el tiempo soplándole a una ceniza?

¿Porque tratar de construir algo nuevo con puros escombros?, ¿quién en su sano juicio se pondría a remover las cenizas cuando puede tener una hoguera nueva?, creo que las cosas por las que pasamos tienen un significado e importancia en nuestras vidas, no digo que haber fracasado en algunas relaciones es malo, todo esto nos hace crecer, darnos cuenta de nuestros errores y agudizar nuestros sentidos que son la brújula de nuestras vidas.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

No está mal haberlo vivido, no está mal haber sufrido, llorado, no está mal haberlo dado todo, haber entregado hasta la última gota de sangre en una relación que en su momento creímos que era la razón de ser de nuestras vidas y nuestra felicidad, lo que está mal y hasta cierto punto retorcido es aferrarse al pasado, a algo o alguien que ya nos demostró que no es para nosotras o simplemente que no está al nivel de lo que esperamos.

La primera historia siempre es mejor que la segunda

En todos los casos siempre la primera historia es la mejor, ya sean películas, novelas, o relaciones personales, siempre damos lo mejor al principio, cuando se trata de conquistar de ganar ese corazón, cuando las personas no tienen una expectativa clara de nosotros, cuando podemos aprovechar ese punto y aparte que nos dejó la relación anterior.

Tiene cierto atractivo el volver con alguien que conocemos y nos conoce hasta cierto punto, pero esto solo sería válido cuando el adiós fue por causas externas, porque alguien tuvo que hacer un viaje o porque de alguna manera sin querer tuvieron que separarse, pero si la relación termino mal, no hay una razón lógica para volver con esa persona, de hecho yo muchas veces me arrepentí de no haber soltado antes algunas relaciones que eran toxicas para mí, no me imagino volviendo a ellas después de haberme tomado tanto trabajo tomar la decisión de por fin marcharme.

Hay que dejar de mirar atrás, por más cautivadores que se vuelvan esos recuerdos.

Las personas tenemos la mala maña de embellecer nuestro pasado, de hacerlo más lúcido, más hermoso, quizás de manera inconsciente, quizás por sentir que hemos vivido cosas memorables, pero a final de cuentas se pierde hasta cierto punto la perspectiva correcta de cómo sucedieron las cosas, mientras más recordamos esos momentos somos menos objetivos con lo que realmente paso, a veces hasta tal punto de preguntarnos ¿Por qué términos si todo era tan bueno?, y volvemos a esa relación para darnos cuenta en la primera semana que nos engañamos, y que de alguna manera dejamos de recordar los motivos reales por los que todo termino, pero ya estamos ahí y deseamos que todo sea diferente y nos esforzamos durante un tiempo para después terminar frustrados al darnos cuenta que las personas rara vez cambian y cuando llegan a cambiar no lo hacen de inmediato, es un proceso que dura mucho tiempo, casi el mismo que les tomo ser como ahora son.

Yo no pierdo mi tiempo con las cenizas, busco un nuevo fuego con una nueva historia.

Para mí, remover el pasado, buscar en los escombros y soplarle a las cenizas es algo que no tiene sentido, porque en su momento lo intenté y nunca me fue bien y ahora por más que algunas veces deseo dar una segunda oportunidad ya no lo hago, he aprendido que el que sabe aprovechar el momento merece mi tiempo, el que pierde su oportunidad merece mi olvido y quedar bajo el polvo de esos recuerdos que ya nunca en mi vida vuelvo a buscar.

Autor: Sunky