Ya lloré, ya sufrí, hasta me deprimí, ahora me toca ser feliz.

0
175

Me caen mal esas personas que se las dan de positivas, y que cuando tu estas pasando por un mal rato, llegan y te dicen con una sonrisa “yo se lo sientes, pero solo sonríe y verás como todo eso que sientes se va”, actúan como se sentirse mal fuera antinatural, como si fuera malo, como si uno quisiera permanecer en ese estado de ánimo, y quizás abra casos en los que sí, pero regularmente las personas no queremos sentirnos mal, pero hay situaciones que lo ameritan, también sería súper raro y hasta escalofriante ver a una persona reponerse de la pérdida de un ser muy querido de la noche a la mañana, yo en lo personal trato de no demostrar mucho lo que siento, pero me resulta inevitable sentirme triste en situaciones así.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Yo experimento con intensidad todo lo que me toca vivir, no siempre lo demuestro, porque para demostrar mis lágrimas prefiero estar en esos círculos de confianza, entre mis seres queridos o amigos, en público me resulta muy complicado demostrar lo que realmente me pasa, algo similar me pasa también con los momentos alegres, a diferencia de mis lágrimas, mi sonrisa la muestro en donde sea, pero solo cuando me siento rodeada de personas de confianza es que puedo reaccionar de manera eufórica, solo en esos momentos me muestro como la loca que soy cuando algo bueno acaba de suceder.

Quizás algunas veces si tiendo a extender un poco de más esos momentos tristes, quizás subconscientemente lo hago para hacerme creer que fueron un poco más importantes de lo que realmente fueron, quizás en algún momento disfruto un poco de experimentar el dolor en el pecho de ese amor que se fue, quizás llamo a mi memoria un poco más de lo necesario ese recuerdo que me pone triste y quizás dentro de mi mente los recuerdos son un poco más vividos de lo que fueron en la realidad.

Debo aceptar que algunas veces me he deprimido, pero tampoco me quedo ahí por siempre, hoy ya he llorado lo suficiente, he sufrido lo que creo que es correcto por esta historia tan linda que no tuvo el final que habíamos pensado, pero también estoy consciente de que siempre lo nuevo es mejor, ya me he tomado el tiempo para aprender de mis errores en esta relación y estoy lista para sonreír de nuevo, para dejar entrar el sol por mi ventana, para volverme a enamorar.

Es bueno darse un tiempo para todo, para llorar, para aprender, para sanar, pero también nunca hay que olvidarse de saber soltar, dejar ir, y sobre todo nunca te olvides de tener mucho tiempo nuevo para ser feliz y sonreír, hay que ser coherentes con lo que vivimos, vivirlo todo intensamente y siempre esperar algo mejor del regalo que llega siempre al terminar el día, de ese regalo que se llama “mañana”.

Autor: Sunky