Me alegro que estés bien porque yo también lo estoy

0
98

Quizá no puedas creer que me alegra que te encuentres bien desde la última ocasión en la que pudimos estar juntos, en aquella ocasión en la que las lagrimas lograron salir de nuestros ojos sin previo aviso. Aquél día en el que el adiós llego ha sido uno de los días más difíciles de mi vida y quizá sea el tuyo también.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Si, las cosas no funcionaron entre nosotros dos no debemos jugar ni mover ninguna pieza a nuestro favor para lograr que esto funcione. Las cosas no se dieron, lo supe y nuestro castigo fueron esas lagrimas, esas noches llenas de tormentos y pesadillas al darnos cuenta que ya no nos teníamos más, que ya no nos pertenecíamos y que había llegado el final de nuestra historia. Sé que ambos tuvimos la culpa de atentar unir nuestros corazones mientras caminábamos a esa puerta que nosotros imaginamos, esa puerta que nos llevaba a un lugar tranquilo donde solo tú y yo podríamos habitar. Nuestro error estuvo en apresurar al corazón, a no dejar que la razón tomará la mejor decisión para los dos. Yo sé, nos equivocamos y que lamentablemente ya no hay nada que podamos hacer, solo esperar a que el tiempo cure las heridas y que sea el mismo tiempo quien nos enseñe de los errores, que nos enseñe a tomar mejores decisiones.

El tiempo será quien sane todas las heridas que nosotros mismos nos provocamos, que nosotros mismos rasgamos dentro del alma y el corazón. Esas heridas son marcas que a cada momento nos estarán recordando lo felices que fuimos en algún momento.

Sé que ahora te encuentras bien, bueno, eso es lo que he escuchado. He escuchado que la vida te lleva por buen camino, que te encuentras de lo mejor y que de hecho, hay alguien por ahí que intenta robarte el corazón. Yo también estoy bien, quizá no mejor que tú, pero lo estoy.

No quiero decirte que te extraño por las noches y que me haces falta en las mañanas al despertar. No quiero decirte que tus besos los sigo deseando desde el día en que me di cuenta que jamás volverían a ser míos. No quiero confesarte el terror que llevo dentro cada vez que pienso en que algún día encontrarás a esa persona que te motive a seguir adelante, esa persona que logré darte todo eso que no pudiste una encontrar en mí; no quiero decirte que me dueles.

Pero si quiero decirte lo mucho que me reconforta saber que estas mejor sin mí, decirte que estoy dispuesta a ser lo necesario para que encuentres tu felicidad y yo encontrar la mía, hacer lo posible por seguir adelante sin mirar hacía atrás ni mirar lo mucho que te extraño y sobre todo sin mirar ese futuro que fue escrito en nuestras manos hace un tiempo, ese tiempo que era tan cercano, ese tiempo que sentí en momentos tener ya en mis manos, palparlo y hacerte mío por una eternidad. Quiero decirte que a pesar de todo me encuentro bien porque sé que tú lo estás.