Ya no eres la misma persona a la que yo amé

0
44

Con el paso del tiempo comencé a notar algo extraño en tu mirada, comencé a sentir como crecía la distancia entre os dos y como tus manos ya no deseaban rodear mi cintura. Tus palabras se volvieron como una roca cuando las expulsabas de pronto de esa manera tan brusca, tan grosera. Comencé a reconocerte porque te volvías cada vez mas frío, distante y cortante hacía mí. No supe que hacer y solo te deje, solo deje que tú mismo tomarás las decisiones sin que importarán un poco las mías.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

No sé como fuiste convirtiéndote en lo que hoy parece ser ya tu naturaleza. No puedo creer que te hayas convertido en una persona completamente diferente a la que yo hace tiempo conocí. No puedo creer que haya perdido a ese hombre que tanto amé, a ese hombre que me llenaba de ilusiones y me hacía sentir mujer con cada una de sus caricias y sus miradas que me rompían en dos. No puedo creer que ahora solo tenga una farsa, un hombre que no le importa ni un solo poco mi corazón. Ahora eres un desconocido para mí y para mi corazón, eres alguien que no podría aceptar, alguien que no debería dejar estar a mi lado. Ahora eres tú quien no vale la pena, quien no merece mi tiempo, mis besos, mis caricias y mucho menos mereces mi amor.

Te recuerdo. Recuerdo lo que eras antes, todo eso que te caracterizaba. Solías mostrar el amor que llevabas dentro del alma, mostrabas sencillas, paciencia, compasión y nunca obligabas a tu corazón ni a tu mirada mentir. Eras un hombre de verdad, digno y lleno de razón, pero ahora no eres más que un patán, un hombre que busca solo lo suyo, egoísta, soberbio, mentiroso y sin sentimientos. Ahora te has convertido en un monstruo.

No sé que fue lo que paso, si algo o alguien hizo esto en ti para sacar algún tipo de ventaja porque me pregunto cada día al despertar el por qué llenaste tu vida de cosas vanas y te convertiste en la persona que jamas quisiste ser. Yo te conocí en el pasado, en la etapa donde tenías un poco de razón y tu mente podía trabajar en paz con tu corazón. Yo te conocí por dentro con cada una de esas pláticas llenas de diversión y sobre todo sinceridad.

Te extraño. Extraño a ese hombre que me hacía sentir dichosa, plena, amada y afortunada. Ahora me haces sentir la humillación a flor de piel, me lastimas y no veo que eso te mueva un poco el corazón porque no te importó, deje de hacerlo. Aún te amo, pero es complicado decirlo porque no amo al hombre que ahora eres, amo y extraño al hombre que siempre estuvo a mi lado sin importar la situación. Amo a ese hombre que daría la vida por mí. Aborrezco a este hombre en el que te has convertido y aborrezco tu mirada, tu actitud y tus palabras que se volvieron desechos de un momento a otro.