Una carta al amor de mi vida

0
1341

No sabía comenzar a explicar todo lo que me haces sentir, todo lo que agradezco al destino por haberte puesto en mi camino. No sabía como decirte lo importante que eres para mí y todo lo que yo daría por hacer que cada minuto que paso a tu lado se haga eterno. No sé como explicar el amor porque aún no le encuentro definición, solo sé que lo llevo dentro de mí y todo es gracias a ti.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

No me atreví nunca a enamorarme a entregarme a una persona porque tenía miedo de fallar, de fracasar o salir lastimada, pero no sé como pasó, no sé como llegue a estar tan perdidamente enamorada de ti y entregarte los mejores momentos de mi vida. Guardé cada uno de nuestros recuerdos no solo en mi corazón, sino dentro de mi cabeza y tenerlos ahí para cada vez que quiera sentirte cerca de mí sin tenerte. No me atrevía a decirte todo lo que estaba creciendo dentro de mí porque no quería enfrentarme a la idea de que tal vez tú no sientas lo mismo que yo, que tal vez lo que tu sientes es solo pasajero, una pasión que así como llegó se irá. Ahora ya es tarde, ya es tarde para retroceder a lo que siento y a todo lo que va creciendo dentro. No puedo echarme para atrás porque lo que pasé tiene que pasar. Seré valiente para ver la realidad a pesar de sentir que vivo en sueños cada vez que estoy cerca de ti. Ser sincero, eso es lo único que te pido. No me mientas y veme directo a los ojos cada vez que me hables porque he dejado de jugar, todo se ha vuelto serio y verdadero; me he enamorado.

No pensé jamás que el amor llegaría a tocar las puertas de mi alma; no pensé que sentiría alguna vez un sentimiento tan fuerte como el que estoy sintiendo en estos momentos. Ahora estoy dispuesta a entregar lo que tenga en mis manos por obtener siempre tu felicidad, por ser yo a quien quieres a tu lado para compartir tu vida.

Quiero un lugar en tu corazón y quiero que me permitas cuidarte con todo lo que tengo. Quiero que me dejes ser yo la persona que este siempre velando tus sueños, cuidarte cada vez que alguna enfermedad entre a tu cuerpo, un cuerpo que quiero que sea mío y nadie más pueda tener. Tus ojos me envolvieron desde la primera vez que pude tenerlos cerca de mí, desde aquella vez en que los míos pudieron reflejarse en ellos sin ningún tipo de barrera. Tus manos son el mejor abrigo que tengo y tus labios el mejor consuelo. Quiero ser yo quién te inspire, quien te haga sentir y conocer el verdadero amor. Quiero enamorarte y meterme en tu corazón para permanecer juntos por siempre. Quiero que estas palabras las lleves cada día dentro de ti para que recuerdes a cada paso en tu camino que tienes alguien que te ama y nunca te dejará, sino que estará a tu lado el tiempo que tu se lo permitas.