Mi corazón quiere estar a tu lado… pero mi razón te quiere lejos de mí

0
209

Existe una lucha dentro de mí, una lucha entre mi corazón y mi razón. Mi corazón anhela estar cuanto antes a tu lado, poder tenerte cerca, poder sentirte y poder ser tu dueño. Mi razón opina diferente; mi razón piensa que lo mejor para mí es que te mantengas lo más alejado que se pueda, porque sabe que me harás daño de nuevo, porque sabe que lastimaras al corazón aunque él mismo no se da cuenta.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

El corazón piensa que si vuelves a su lado todo será mejor, que tal vez ya cambiaste y no volverás a lastimarlo, y la razón trata de explicarle todo lo que posiblemente lo dañarás de la misma manera en que una vez ya lo hiciste. El corazón solo vive de ilusiones y fantasías, se alimenta de lo que no existe y camina por los cuentos de hadas que alguna vez le fueron contados. El corazón nunca aprende porque es caprichoso y siempre anda buscando donde acurrucarse.

La razón es inteligente, piensa las cosas antes de las decisiones, se cuestiona, investiga, recuerda, se protege. El corazón es necio, se ciega cuando dentro de él siente amor, no piensa las cosas cuando ya las realizó, se aferra siempre a lo que nunca le pertenecerá, no escucha y siempre cree tener la propia razón. El corazón es débil y la razón tiene pistas y pruebas de lo que dice y a lo que se refiere. No vale la pena ignorar a la razón y darle la palabra al corazón, los dos pueden equivocarse y los dos pueden acertar. Todo se vuelve cada vez más complicado, se vuelve enredoso y a la vez un tanto borroso. No sé a quién seguiré, no sé que decisión tomaré. Dentro de mi corazón hay amor, y amor verdadero, pero en mi razón se encuentra la experiencia y los recuerdos de todo lo que un día pasé a tu lado. No te vayas, no, mejor vete.

Los dos me hablan y confunden de nuevo todo dentro de mí. No sé que es lo correcto y tengo miedo de volver a tomar el camino incorrecto. Deberías ayudarme. Deberías comenzar de nuevo a mostrar lo que habita dentro de ti, todo lo que sientes por mí (sea lo que sea), todo lo que piensas. Necesito tu ayuda, así que quita pronto la máscara que sostienes en tu mano para cubrir tu rostro. No dejes nada que pueda aparentar algo que no eres, algo que no haya dentro de tu corazón. Ya no quiero mentiras ni hipocresías, quiero ver tu verdadero rostro; quiero que mi corazón y mi mente vean lo que de verdad eres y así poder tomar una decisión; poder por fin decidir entre alejarte y luchar para que permanezcas a mi lado. No quiero apresurarte pero el tiempo se va terminando, va pasando y se extingue, se hace viejo y nos va arrebatando la oportunidad. Aún no te alejes ni te acerques a mí porque esta vez quiero estar segura de quién eres.