Todos tienen un límite y el mío ha llegado

0
178

Existe una línea que al ser atravesada puede transformar algo dentro y fuera de nosotros. Es difícil llegar a ella, a menos de que te lo propongas. Lo hiciste bien, lo has hecho bien durante todo este tiempo porque tú lo lograste. Has logrado cruzar esa línea con tu actitud y tus palabras llenas de soberbias.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

He llegado a mi límite, ya no te quiero más cerca de mí, ya no quiero que estés a mi lado porque pude darme cuanta de que no vale de nada. No importa si estas cerca porque no se nota su presencia; no importa las veces que me digas que me amas porque no lo demuestras; no importa que sigamos fingiendo porque esto ya llegó a su fin.

Es momento de que te alejes de mi vida, de que pueda valorarme a mi misma poniéndome en primer lugar y dejar que el amor que siento por ti deje de actuar como una venda en mis ojos; es momento de abrir los ojos y decidir primero por mí.

No quiero seguir entregando mi tiempo a una persona que no lo vale. No quiero seguir estando con una persona que solo tiene ojos para ella misma, que solo busca su propio beneficio y que solo en su corazón hay amor por sí mismo. No estoy dispuesta a seguir dependiendo de las ilusiones que me han permitido seguir de pie, que me han permitido seguir a tu lado a pesar de todo y de todos. No quiero seguir alimentando la farsa y pensar cada mañana en que todo cambiará, en que todo mejorará y que algún día podré encontrar más que amor hacía a ti, pensar que podré encontrar mi propia felicidad y no solo ayudar en la búsqueda de la tuya. Quiero comenzar a ver por mí, comenzar a pensar más en mí, saber que es lo que realmente quiero y comenzar a buscarlo, volver a ser yo misma sin intentar agradar a nadie más.

Nunca pensé que llegaría el día en el que mencionar tu nombre me provocaría nauseas. Nunca pensé que algún día dejaría de querer estar a tu lado, de dejarte para comenzar mi propio camino. Es mi decisión y he tomado la fuerza suficiente para mantenerme forme y seguir anhelando que puedas irte de mi lado y me dejes ser lo que siempre fui. Nunca pensé que llegaría el día en el que pensara y anhelara el no haberte conocido, querer que el destino jamás nos hubiera unido y permitir que terminaremos de esta manera.

En esta ocasión no pido tu opinión, en esta ocasión no te estoy sugiriendo sino que estoy tomando las decisiones de mi propia vida, que en pocas palabras estoy ordenándote que te retires de mi vida, y lo hago porque eso es, es mi vida, mis decisiones y es momento de buscar lo mejor para mí a pesar de todo y a pesar de ti.

No es fácil para mí, pero si sé que es lo mejor.