Pensar en ti es uno de mis pasatiempos favoritos

0
192

Hay varios momentos en mi día en los que logro encontrarme contigo en mi mente. Existen momentos en los que no hago y no quiero hacer otra cosa más que dibujarte dentro de mi mente, pintarte dentro de ella en un lienzo para después colgarlo dentro de mi corazón.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Cada vez que estás dentro de mi cabeza es como sentirte cerca de mí, es como verte y poder tocarte a la misma vez. Cada vez que pienso en ti es como si el tiempo no importará, es como si pudiera atrancarlo con mis propias manos y no dejar que siga su camino. Cada vez que pienso en ti es como traerte del lugar donde te encuentres y colocarte a mi lado, tenerte cera y poder sentir tu piel, tocar tus manos y poder besar sin parar tus labios.

El pensar en ti es uno de mis pasatiempos favoritos, es el momento cuando todo queda fuera de mí, cuando todo se desvanece; cuando ya no importa nada más, solo tú y yo. Es el momento en el que puedo recordar cuánto me has entregado y cuanto yo te he dado de mí. Es el momento cuando comienzo a pasearme como un transeúnte que sabe cual es el camino, que sabe cual es su destino y el lugar dónde pertenece. El pensar en ti afirma todo lo que habita dentro de mi corazón, todo ese sentimiento que me arroja a tus brazos cada vez que estás cerca de mí, el motivo por el que me encuentro aún aquí a tu lado y todo lo que hace que me sienta la persona más afortunada del mundo entero.

Cada vez que logras sumergirte dentro de mi cabeza y me ayudas a recorrer todos esos caminos que con esfuerzo, paciencia, tolerancia y amor me has ayudado a construir. Me tomas de la mano y comenzamos a vivir todos esos momentos que hemos pasado juntos, podemos ver todas esas pruebas que hemos logrado pasar por el gran amor que nos tenemos. Un amor verdadero y lleno de bendición; un amor que pensé que jamás encontraría, que jamás sentiría y tú me lo has dado.

No quiero a nadie más a mi lado, no quiero entregar mi vida a otra persona que no seas tú, no quiero porque ya estás dentro de mí, porque tu piel ya me pertenece; porque tus labios llevan mi nombre y tus manos mis huellas. No quiero que nadie me arrebate lo que me has dado durante todo este tiempo; no quiero que ni siquiera el tiempo pueda quitarme lo que ahora ya me pertenece. Quiero que seas tú quien siga llenado mi vida con tu sonrisa, con tus sorpresas y con el amor que me demuestras día con día.

Contigo lo tengo todo, contigo me siento segura porque tus brazos llegan a ser mi refugio en los días nublados, en los días en los que no encuentro la salida. Ahí estas tú para mí en cada momento sin importar la situación ni el por qué.