¡Suficiente! Gritaron el cerebro y el corazón al mismo tiempo, por fin estaban de acuerdo

0
61

Cuando escuché por primera vez esa frase en realidad pensé que era una más de esas bobadas que se leen de paso, pero cuando estuve en esa situación, fue cuando realmente la entendí.

Cuando eso pasó, me llegaron a la mente varias preguntas, ¿Cuántas lágrimas, despechos, amarguras e historias lejos de un final feliz se tuvieron que librar para llegar a ese punto? ¿Cuántas noches sin dormir tuvieron que pasar para que el cerebro por fin sacara lo que hay en el corazón? Porque seamos honestos, generalmente se piensa con el corazón y no con la cabeza y al mismo tiempo, resulta imposible sacar de la mente lo que está bien arraigado en el corazón. Quien lo haya logrado, le pido por favor me diga como lo hizo.

bocanada

Cuando una relación te está haciendo daño y sabes que es el momento de cambiarle la página a la historia, intentas expulsar todo sentimiento, pero para lograrlo, se necesita mucha fuerza, coraje, hay que tener agallas para decir ¡YA NO MÁS!

Existe una muy delgada línea entre el amor y la costumbre, un pasillo muy estrecho en el que puedes convivir con las ganas de luchar por lo que “amas” y al mismo tiempo hacerle coqueteos constantes a la terquedad, muchas veces nos aferramos a algo que ya no es, y nunca volverá a ser.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Lo ideal sería que hubiera una tregua entre el cerebro y el corazón, una especie de pacto que logrará poner en sobre aviso el uno con el otro. Pero no. Son necesarios muchos tropiezos, caídas de frente contra el pavimento, para lograr hacerle entender a ambos que ¡YA ES SUFICIENTE! Que es momento de parar el masacre propinado al alma. Es necesario pasar por muchas desilusiones para que el corazón se canse y para que lleguen a ese límite en donde los dos por fin gritan ¡YA BASTA! Y cuando eso pasa, pareciera que fue un error porque el alma se derrumba, la mente se desconecta y el dolor cala hasta en las pestañas, pero es entonces cuando lo único que queda es ser fuerte y esperar a que pasen las turbulencias del viaje.

alone

Como su nombre lo dice, para una relación de pareja se requieren dos, pero a veces, solo uno es el que está arriesgando todo, solo uno es el que ese está entregando, solo uno es el que está de verdad enamorado, cuando detectamos eso, es mejor agarrar las maletas llenas de ilusión y retirarse del juego, es mejor partir a tiempo y dejar en la mente y en el corazón un bonito álbum lleno de bonitas fotografías juntos que aguantar hasta fragmentar hasta los recuerdos.

Si estás pasando por esa situación en donde el cerebro y el corazón por fin se pusieron de acuerdo, no trates de poner resistencia, concéntrate, toma una fuerte bocanada de aliento que te dará fortaleza para no dar un paso atrás.

Respira, guarda en tu memoria las bonitas cosas y solo suelta para dejar ir.

Idea original:Cartas sin destino