¿Es realmente el amor de tu vida una persona especifica?

0
33

Un día tuve un sueño: en ese sueño conocí a un hombre hermoso lleno de alegría y emitía un aura de tranquilidad, seguridad y bienestar, no pude distinguir su rostro, pero la sensación que me hacía sentir se quedó grabada muy fuertemente en mi corazón. Extrañamente y de manera inconsciente me di cuenta de que estaba soñando y que él era el amor de mi vida y le pregunte si así era y me lo confirmó, llámenme loca si quieren, pero ese sueño fue más vivido y real que muchas cosas que me han pasado en la vida, como todos los sueños en algún momento se olvidan lo mismo paso con el mío.

dream

Un tiempo después conocí a alguien que me llamo mucho la atención: era deslumbrante, hermoso, tenía un cuerpo esbelto y atlético hablaba con un tono de voz ronca (muy gruesa para su edad) y con una seguridad absoluta como si solo hablara de temas en los que era un experto, cuando yo hablaba me escuchaba poniendo sus manos al contorno de su cara y me miraba fijamente, me daba la impresión de que para él había desaparecido el mundo y que yo era la única realidad que era capaz de percibir, comenzamos a platicar de nuestros gustos y prácticamente coincidíamos tanto que muchas veces a pesar de estar completamente de acuerdo con lo que él decía evitaba el decir “yo también”, porque no quería que pensara que le estaba dando la razón a propósito para quedar bien, pero fue asombroso lo bien que nos entendimos, en ningún momento pretendimos ser amigos, desde el principio sabíamos que queríamos estar juntos y no intentamos disimular otra cosa, él dijo “tengo una manera de saber cuándo las personas mienten, pero en esta ocasión no quiero utilizar ese truco y quiero confiar en ti plenamente con los ojos cerrados” y me lleno el corazón de un sentimiento que desbordaba felicidad, pasión, confianza y curiosidad.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Recordé en ese momento aquel sueño que tuve con anterioridad y me percaté que esta persona a mi lado me hacía sentir exactamente igual que el hombre que conocí en mis sueños, y de hecho recuerdo que en alguna ocasión le dije “Te soñé antes de conocerte” y él sonrió y me pidió que le contara sobre aquel sueño.

Sus ojos brillaban como si fueran de cristal, y me hacía sonrojar con solo postrar su mirada en mí, ambos hicimos un pacto de ser sinceros y mostrarnos tal cual éramos, fue algo tan mágico que me parecía estar soñando, fue una relación hermosa llena de situaciones felices, intimas, promesas y sueños que compartimos, nos dimos todo sin reservas y experimenté todo de una forma nueva, llena de luz, armonía el simple hecho de estar con él me bastaba para ser feliz, pero un día terminó.

Como muchos cometimos errores y algunos fueron tan grandes que resultaron ser irreparables, algunas veces aún me pregunto cómo sería mi vida si hubiésemos sido más maduros en ese entonces.

Intentamos varias veces retomar la relación, pero no fuimos capaces de perdonar, de aprender y de dejar atrás lo malo que habíamos hecho y finalmente nos dimos por vencidos.

Estaba convencida de que había perdido al amor de mi vida, lo sabía con certeza en mi corazón y a pesar de que nunca tuve la intención de no volver a amar, me había resignado a quedarme con el menos peor que me pudiera encontrar, porque era un hecho que el amor de mi vida estaba lejos y que lo había perdido para siempre.

Pasado algún tiempo probé a salir con algunas personas más pero siempre había un profundo hueco imposible de llenar, me resultaba imposible no comparar a la persona a mi lado con aquél que había partido y siempre terminaban las cosas mal.

Hasta que me reencontré con una persona de mi pasado, un viejo amigo a quien nunca consideré como posible pareja, era alguien tierno, sincero, con una bondad fuera de lo común y las cosas se dieron sin darnos cuenta, comenzamos a salir y con mucha paciencia, con mucha empatía, con pequeños detalles, pero sobre todo con su inconmensurable alegría me hizo enamorarme de nuevo perdidamente, fue hasta ese preciso momento que pude de verdad dejar ir a mi antiguo amor y fue también en ese momento que al estar con él sentí de nuevo esa sensación de estar con aquella persona de mi viejo sueño.

amor-verdadero

No me lo podía creer, no me estaba engañando a mí misma para superar a mi antiguo amor, nunca me ha gustado la hipocresía y mucho menos mentirme a mí misma, pero era verdad, era exactamente la misma sensación de estar con esa persona de mi sueño aun que no era la misma sensación de estar con mi antiguo amor, era como vivir lo mismo con una persona de verdad muy diferente y entonces me cuestioné: ¿Es el verdadero amor una persona especifica?, ¿se trata entonces de un estado de ánimo?, ¿se trata de ciertas condiciones propicias?, la verdad no puedo definirlo de manera contundente, repasando lo que viví solo puedo concluir que: el verdadero amor debe cumplir con algunas características importantes (en mi caso pienso que es una personalidad alegre, una personalidad sincera y la intención de darlo todo sin reservas), no llevar arrastrando una relación del pasado y sobre todo la intención de enamorarte de verdad.

Quizás sea diferente para cada persona, pero de lo que si estoy segura es que el amor verdadero no se vive solo una vez, puede suceder en más de una ocasión y si eres tan afortunada como yo de volverlo a encontrar esta vez sé más madura e inteligente para que no se vuelva a perder.

Autor: Sunky