Despertar, volver a la realidad y saber que no estás

0
20

Te estaba soñando. Era un sueño maravilloso. Estábamos en medio de un bosque, estaba por anochecer, y buscábamos refugio. Nuestros cuerpos sudorosos estaban sumamente acalorados. De pronto, encontrábamos una cabaña abandonada en medio de la nada. Adentro, sólo había una cama y unas bebidas frías. Brindamos con ellas, e inmediatamente sentimos el irresistible deseo de hacer el amor. Fue mágico.

Desafortunadamente, todo sueño tiene que terminar, y desperté. Sin embargo, pese a que mis ojos ya se habían abierto, aún podía sentir tus caricias, esas caricias que en sueños me hicieron vibrar de placer. Poco a poco fui recobrando la noción de la realidad y, de pronto, me llegó, así de golpe, el irremediable conocimiento de que tú no estabas a mi lado, de que ya no lo estarías nunca más, de que aquel fue sólo un sueño y que era la única manera de estar contigo, porque lo nuestro ya había terminado hace tiempo.

1

¡Lo que no daría por que estuvieras aquí conmigo! Las cosas serían más sencillas para mí. Te expresaría todos mis sentimientos, me faltarían palabras para decirte cuánto te amo, lo mucho que te extraño y cuánto deseo que vuelvas a estar conmigo. Te diría que lo siento, que sé que ambos nos equivocamos, que no solamente fuiste tú, que yo también tuve mis errores y que lo reconozco.

Te diría que estoy dispuesta a proponerme ser una mejor persona, por ti, por mí y por nuestra relación. Te miraría a los ojos e intentaría tocar tu alma, a ver si algo del amor que me tenías se despierta en ti y entonces tú también reconoces que me extrañas, que todavía me quieres y que podemos intentarlo de nuevo, que nunca es tarde para volver a restaurar lo que parecía perdido.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Si tú estuvieras aquí conmigo te diría “ven, aquí estoy, no nos digamos nada, tan sólo tómame en tus brazos y siénteme de nuevo, hazme tuya otra vez y deja que las sensaciones, las emociones y los sentimientos fluyan”.

Pero creo que es demasiado tarde. Tú estás bastante lejos de mí. Y no me refiero a la distancia en kilómetros, sino a la distancia emocional que ahora existe entre tú y yo. Siento que para ti ya soy como una extraña, por la que ya no sientes ni la más mínima empatía…

…y eso, mi amor, eso me mata.