No soy una mujer fría, es sólo que me quiero lo suficiente como para conformarme con tan poco

0
48

La gente dice que soy una mujer fría. Yo solía creer que tenían razón. Y es que soy el tipo de chica que muchos calificarían como indiferente, como sangrona incluso. Varias personas creen que soy una chica muy creída, que se porta muy alzada con los hombres que se le acercan, como si me creyera la divina garza. Y un día me pregunté, ¿estaré haciendo mal? Pero luego me di cuenta de que el problema no era yo, sino el tipo de personas de las que me estaba rodeando. Personas que no valían la pena y por las cuales yo era así. No es que sea una mujer fría, es que mi autoestima es tan grande que me pide que no me conforme con tan poco.

Y no es que menosprecie a las personas así nada más. Es que yo sé lo que valgo y creo que no está mal subir mis estándares para pedir que la persona que esté a mi lado sea alguien que esté a mi altura, y no estoy hablando de belleza física, no soy ese tipo de persona superficial, estoy hablando de algo más profundo, de una conexión a nivel espiritual e intelectual que la verdad con ninguna persona he encontrado.

1

Me considero una persona inteligente y que le gusta cultivarse. No desprecio la ignorancia por sí misma, porque “todos somos ignorantes, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”, como afirmaba Albert Einstein; lo que sí desprecio es a las personas que no hacen el esfuerzo por salir de esa zona de confort en la que la ignorancia es generalizada. Y, sobre todo, detesto a los hombres que me pretenden fingiendo ser cultos y educados cuando en realidad no saben de lo que hablan. Prefiero a alguien honesto que me diga, como Sócrates, que sólo sabe que nada sabe, a uno que pretenda saberlo todo.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Por eso, por detestar a ese tipo de gente y portarme mala onda con ellos, me han calificado como una persona fría. Pero, si me conocieran a fondo, sabrían que en realidad valoro mucho la humildad en una persona. Alguien que en verdad tiene cualidades y virtudes no llega con un discurso estudiado para conquistarte. Antes bien, es sabio en su humildad, y eso es lo que a mí me encanta.

Cuando digo que no me conformo con tan poco, no estoy hablando de que estoy buscando a un galanazo de Hollywood multimillonario y famoso. Nada qué ver. Quien ha entendido lo que he dicho, sabe que prefiero a un hombre con el que haga match a un nivel más elevado y profundo.

Autor intelectual: Erika Tena