Si me encuentras por tus pensamientos, dame un abrazo porque te extraño

0
58

Sé que nos dijimos adiós, pero aun no comprendo el porqué. Sé que tuvimos muchos problemas, pero todavía no alcanzo a vislumbrar cuál fue su origen, dónde fue que todo empezó a ir cuesta abajo. Lo único que sé es que te extraño horrores, cada día más, y quisiera que estuvieras aquí para decirte que, si yo hice algo mal, me perdones, que estoy dispuesta a enmendar mis errores, todo por recuperar ese gran amor que nos teníamos… que yo aún te tengo. Te extraño, como se extrañan las tardes soleadas en épocas de lluvia, y así se encuentra precisamente mi corazón, en estado de lluvia perpetua, una lluvia que significa llanto eterno y cuyo único remedio sería que tú vinieras y me dijeras que todo está bien, que volveremos a ser como antes, que nuestra relación seguirá siendo fuerte y sólida como hace algunos meses.

Dicen que la soledad es la mejor compañera, pero no así, no cuando se tiene lejos al amor de tu vida, no cuando pudieras estar feliz en compañía de la persona que más has amado en este mundo. Mi soledad no es de ninguna manera gratificante, por el contrario, es desgarradora, desconsoladora, humillante incluso, porque no tenerte es como si alguien me pateara en el lodo y me obligara a vivir una vida de desdicha e infelicidad.

Te extraño cada que pasan las horas, cada que miro el calendario y veo que ha pasado otro día sin ti, otro día sin tus caricias, sin tus besos, sin tus abrazos, otro día sin que me susurres al oído que me amas, otro día sin que me hagas el amor. Incluso cada segundo de tu ausencia se vuelve horrible cuando estoy encerrada en mi cuarto solamente pensando en ti, sin hacer otra cosa más que evocando los recuerdos de nuestras tardes de paseo por nuestro parque predilecto, charlando de mil cosas, felices los dos, ¿recuerdas?

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Confieso que me la paso horas stalkeandote en Facebook, no para obsesionarme con quién estás saliendo o para ponerme celosa de tus amigas, sino para verte, solamente para saber de ti, para imaginar que aún soy parte de tu vida. Y es que te extraño tanto, que cualquier pretexto es bueno para estar cerca de ti, aunque sea virtualmente. A veces quisiera no extrañarte tanto, pero la mayoría de las veces no quiero dejar de extrañarte, porque aún conservo la esperanza de que algún día, por alguna inesperada razón, las cosas entre tú y yo se arreglarán por fin y volveremos a ser la pareja feliz que antes éramos.

Quisiera meterme en tus pensamientos, y saber si en algún lugar recóndito de ellos, tú también me extrañas como yo a ti. Si alguna vez, al estar pensando en cualquier cosa, me atravieso por tu mente, te pido por favor que me atrapes y que al menos te des el tiempo de darme un abrazo, porque lo necesito mucho. Y es que te extraño horrores. Mis labios necesitan tus besos, mis brazos necesitan de tus brazos, mi cuerpo necesita de tu calor, mi cama necesita de tu presencia. Si alguna vez piensas en mí, aunque sea por casualidad, házmelo saber, por favor…