Yo no era para ti, ni tú para mí

0
40

Tanto tiempo viviendo juntos, todas las experiencias que viví a tu lado y nunca te dije lo bien que me hacía tu presencia. Siempre me costó trabajo reconocer mis errores o, como solías decir, nunca hice un trabajo de autocrítica. Hoy, que ya llevamos un tiempo separados, quiero que sepas que por fin lo estoy haciendo, quizá demasiado tarde, pero estoy tratando de corregir mis errores y ser una mejor persona. Esto va dedicado a ti, la persona a la que le fallé. Sí, tristemente, te fallé, y lo peor fue que al fallarte me fallé a mí misma, y hoy quiero explicarte qué fue lo que pasó.

Nuestra bella relación es algo que atesoraré por siempre. Todo lo que compartimos, cada caricia, cada beso, cada abrazo, las salidas, las películas, los conciertos, las idas a nuestros lugares favoritos, fueron cosas que no supe sostener, lamentablemente. Luego de tanto sufrimiento, creí que era inminente tu partida, por eso ya no hice nada por retenerte, te dejé ir así sin más, no tuve el valor de luchar por lo nuestro y eso es algo de lo que me voy a arrepentir por siempre.

Cometí errores, lo sé, y ahora es tarde para repararlos. El daño está hecho, las palabras que te hirieron ya están en tu cabeza y, desafortunadamente siempre hay alguien que se encarga de hablarte mal de mí y magnificar las cosas, así que supongo que has de pensar que soy lo peor. Sé que tú me amaste también, me lo decían tus ojos, tu manera de tratarme, tus besos cariñosos, pero los errores que ambos cometimos fueron más grandes que las virtudes de nuestra relación y eso acabó por terminarlo todo. Y aquí estoy yo, aceptando la parte de mi culpa.

Te amé intensamente, como a nadie he amado y creo adivinar que como a nadie volveré a amar nuevamente. Eras mi chico especial, el más lindo, el más tierno, la persona a la que más admiraba en este mundo.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Me encantaban tus detalles, no porque me dieras cosas, sino porque eran la prueba de que me apreciabas bastante. Cuando te conocí, supe que sería especial en mi vida. Sí, veía un futuro contigo, hijos, casa, un perro. Por eso, cuando te fuiste, mis sueños se destrozaron y me quedé vacía; mi vida de pronto ya no tenía sentido.

Mi amor, sé que cometí muchos errores y sé también que ya no hay marcha atrás, lo nuestro terminó y no hay nada que pueda remediarlo. Pero quiero que sepas que con gusto lo viviría nuevamente, porque cada momento a tu lado, cada aprendizaje, cada alegría, valieron la pena, sin duda, y aunque sé que cada quién debe seguir su camino, me quedo con el placer de haberte tenido en mi vida.

Yo no era para ti, ni tú para mí, pero aun así, te agradezco por todo lo vivido a tu lado.