Querido amigo mío.

0
23

¿Ella no es lo que pensaste? Aquella vez te deslumbró su imagen de mujer grandiosa. Te sorprendió esa mujer impetuosa y valiente. Te intimidó esa mujer salvaje y apasionada. Te ilusionó esa mujer que te mostró el mundo en sus manos. ¿Qué paso por tu mente aquella vez? Te pensaste afortunado de tenerla, te creíste triunfador a su lado, eso pude verlo en tus ojos. Aquella vez fuiste feliz.
Entonces, ¿Qué ocurrió después? La conociste vulnerable, con vacíos y tristezas. Se mostró un ser humano con falencias y virtudes, fue transparente y abrió su corazón. Se reveló paciente y esperanzada, sedienta de alcanzar la cima, pero envuelta en capas de dolor y lágrimas. Fue evidente en sus manías, sus complejos la aturdían y su pasado la perseguía haciéndola cada vez menos interesante para ti. Aun así, te amó sin condiciones, aceptó tus defectos y admiró tus cualidades.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Fue cariñosa, fiel y atenta, una compañera idónea para vivir la vida. Dejó de soñar como individuo para soñar contigo, junto sus metas a las tuyas creyéndose poderosa a tu lado mientras tu robabas, sin querer, su energía y la apocabas con tus prejuicios. No valoraste cada minuto que se esforzó intensamente para hacerte sonreír, cada momento que preparó para tu felicidad, seguramente ni los notaste.

Ahora que ella confía en ti, la haces a un lado creyéndola inútil para tu proyecto, sin saber que cuando dos almas luchan por un objetivo en común el camino se hace sencillo, la carga liviana y la meta alcanzable rápidamente.
Ahora la has dejado abandonada y sin ansias de seguir, con la excusa de que es mejor que luche por ella misma, que no se preocupe por ti porque solo puedes continuar. Tuviste miedo, te faltó coraje y te sobró ego. No valoraste tanto amor entregado por esa mujer grandiosa, impetuosa, y valiente, esa mujer salvaje y apasionada que te mostró el mundo en sus manos.

tumblr_lfw1ftt49H1qc1mjpo1_400

Esa mujer como todos, vulnerable y delicada.
Pero viéndola ahora le has hecho un gran favor, mírala volar, observa como triunfa ante la vida, la has librado de tu enorme carga y con tu traición la has forzado a destrozar capas y capas de dolor y lágrimas para hacerse una mujer invencible.
Ahora está lista para el verdadero amor.

Por: Liz Katherinne Carvajal Ariza