Un amor que se quede en nuestro corazón, pero también en nuestra vida.

0
70

 

Parece que hoy en día el amor se ha vuelto efímero, fugaz. A veces, pasa sin que nos demos cuenta, tan breve como un suspiro que dura sólo pocos amaneceres.

Es verdad que la etapa del romanticismo, esa donde las personas aún morían por amor, ya pasó. Y para todos es bastante perceptible la pérdida de valor que han ido sufriendo las relaciones en esta generación. Y aquí no hay culpables, quizá se debe en alto grado a la influencia de la tecnología, la libertad, la liberación o el libertinaje. El amor ha pasado de ser un sentimiento puro, intangible e incomprensible, a conceptos medibles y mecanizados. Pareciera que le tenemos miedo al compromiso, a tomar decisiones que cambien nuestra vida para siempre.

Yo sí echo de menos el amor de verdad, ese que antes era más duradero. Ese donde un “te quiero” o un “te amo” se decía a los ojos y no a través de un mensaje (además mal escrito o con un emoticono). Donde una cita en un café con la persona que te gusta, era muy emocionante. Donde los abrazos se sentían y no sólo se enviaban entre unas líneas frías. Donde el teléfono se utilizaba para llamarle a esa persona que te gusta, no sólo para ver redes sociales(de hecho, creo que muchos ya hasta olvidaron que originalmente se crearon para eso). Donde ponerte guapa (o guapo) para gustarle a alguien era usar tu mejor ropa, el mejor perfume, el mejor peinado y no el mejor filtro para verte super waooo en las fotos para que te diga que le gustas con un simple like. Donde las rosas olían de verdad y los besos sabían mucho mejor.

priori111

De verdad, extraño el amor donde los hechos valían más que las palabras, y es justo todo esto que me llena de incertidumbre ¿Realmente tan difícil es el amor? ¿Tan difícil es encontrar a alguien que crea en él? Alguien que valore lo que significa la palabra relación y el compromiso que conlleva. Alguien que te permita conocerle incluso mejor que a sí mismo, alguien en quien confiar, alguien sincero que te diga la verdad y no sólo lo que quieres o te conviene escuchar con la única finalidad de terminar contigo en la cama, alguien que se atreva a arriesgarlo todo por amor y se deje de tonterías, que no tenga miedo de ser feliz, pero tampoco tenga miedo de superar los obstáculos que la mayoría de las veces el amor presenta. Que se atreva a compartir su libertad sin temor a perderla. Que comprenda que aunque el amor es efímero, pondrá todo de su parte para que no sea simplemente un amor pasajero.

No lo sé, supongo que al hablar de amor, eso de la valentía carece de menos valor, difícilmente hoy en día, existen pocos que se atrevan a jugársela el todo por el todo. Por eso cada día somos más los que seguimos aquí, desencantados, haciéndonos a la idea de que la soledad es el mejor estado emocional, engañándonos, simplemente, porque no hemos encontrado a esa persona que al igual que nosotros, quiera vivir un amor de verdad, un amor duradero. No sólo un amor fugaz, entre suspiros…

Sino un amor que se quede en nuestro corazón, pero también en nuestra vida.

Autor: Karla Galleta