Ser un hombre desilusionado del amor no te da derecho a ser un cabrón

0
45

 

La sensibilidad no es femenina, la sensibilidad es humana y alguna vez también nos tocará a nosotras las mujeres encontrar por el camino a hombres que han sido víctimas del látigo femenino y gracias a esas crueldades, vilezas, indiferencia o juegos de alguna mujer se han convertido en hombres duros e insensibles.

 

Cuando una mujer hiere profundamente a un hombre, esa parte “buena y atenta” que vive dentro de cada uno de ellos queda reprimida, si no por el resto de sus días, al menos por un buen tiempo y debido a esa mala experiencia será muy difícil que vuelva a confiar y mostrarse vulnerable porque no quiere y tiene miedo sufrir una vez más.

 

¿Qué sucede con esos hombres que alguna vez amaron hasta los huesos, pero no vuelven a hacerlo, y peor aun, van por ahí buscando quién se las pague, dañando y haciendo sufrir a cuanta mujer se interese en ellos? Viven relaciones muy difíciles y por más que pudieran interesarse en una mujer, su otro yo (el herido) les recuerda lo mal que la pasaron cuando fueron buenos y amorosos. De hecho, empiezan a comulgar con frases machistas como “trátalas mal y las tendrás comiendo de tu mano” o “a las mujeres les gusta sufrir”, incluso, también llevan como bandera el slogan de que “todas son iguales”. Se vuelven prepotentes, infieles y mujeriegos. En pocas palabras, se vuelven cabrones.

ytu8397v
Es cierto que cuando sufrimos una desilusión amorosa es normal que saquemos toda esa rabia y ese dolor que nos atormenta, como también es normal guardar cierta cautela para volver a enamorarnos, pero de eso a convertirnos en seres verdaderamente crueles despreciando, jugando con los sentimientos y haciendo sufrir a quien nos busque y se interese realmente en una relación, es muy diferente. Al final, a lo único que nos lleva está clase de conducta es a una completa soledad, ya que nadie quiere estar con alguien que lo único que hace es tratarla mal (y esto aplica tanto a hombres como mujeres).

 

Cuando un hombre decide reprimir su mejor parte, la noble, amorosa y sensible empieza a vivir en un mundo superficial, en el que quizá esa forma de ser les de resultado en sus conquistas (porque de que hay mujeres que les gustan los cabrones, las hay), pero también se quitan la oportunidad de enamorarse y vivir una bonita relación. Más bien sería bueno comenzar a vivir el presente de forma diferente y dejar el pasado donde debe estar. Sí, suena fácil y no lo es, pero más difícil es cargar un equipaje tan pesado lleno de resentimiento y venganza que al final sólo hace más daño a quien lo lleva. No se vale andar sufriendo por algo que ya no merece la pena, no se vale andar ilusionando a quien no te interesa, no se vale dejar ir a quien hace latir un poco más el corazón, no se vale dejar de creer en el amor sólo porque una persona te fallo.

Ni todos los hombres ni todas las mujeres somos iguales, así como ninguna relación sentimental es igual a otra. Así como ninguna persona tiene porque soportar un mal trato sólo porque le intereses. Lo peor que podemos hacer es negarnos a nosotros mismos la oportunidad de volver a enamorarnos de alguien extraordinario y reprimir nuestros sentimientos. Si no superas los errores del pasado y todo lo que lastima tu corazón, nunca podrás avanzar en la vida.

Autor: Karla Galleta