Esto es lo que queremos que nuestros novios sepan, pero nunca les diremos.

0
29

 

Dicen que las mujeres somos un crucigrama, difíciles de entender, sumamente complicadas

Sí, es verdad que a veces hacemos tormentas en un vaso de agua, un poco dramáticas, pero sin duda somos entregadas y apasionadas.

Ten por seguro, que cada enojo tendrá su recompensa, pues la reconciliación será siempre la mejor paga,  los besos, las caricias, las cómplices miradas.

love

Debes tener claro, que no todas las mujeres somos de hablar claro, muchas de nosotras mandamos señales sutiles para hacerles saber que necesitamos algo, tal vez revivir la llama, palabras bonitas o abrazos en la madrugada.

Son simples detalles que no te cuestan nada, gestos sencillos, como una rosa, o una palabra romántica, no te equivoques, ella no quiere lujos, ni cosas caras, ella solo quiere saber lo mucho que la amas.

Cuando la notes molesta, no reclames con palabras, menciónale lo bonita que se ve cuando está enojada, ella bajará las defensas, no se resistirá a tus palabras, cómetela a besos, no la dejes decir nada.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Cuando tenga frio, no solo le des tu suéter, cobíjala con tus brazos, quizá solo sea un pretexto para sentir tu cuerpo y tu cariño.

Si la notas triste, tal vez no necesites decir nada, acaricia su cabello y abrázala sin decir nada, un beso en la frente le hará sentir que estas con ella, que no los separará nada.

Si es una chica de planes descomunales, no la mires con extrañeza, apóyala y anímala a confiar en sus sueños y metas; si por algún motivo fracasa, no reproches nada, hazle saber que de los errores resultan  las mejores enseñanzas.

Sorpréndela, sorpréndela con detalles inesperados, con canciones, tal vez con alguna carta, libérala de la rutina, planea citas distintas,  caminatas bajo las estrellas o un pic-nic  en medio de la nada…

lo que ella quiere

Sabes a lo que me refiero, sé descomunal, vuélvete inolvidable, de esos amores mágicos, inolvidables, fantásticos.

En realidad nos somos tan complicadas, solo queremos saber que nos piensan, que inspiramos amor; la realidad es que no gusta sentirnos amadas. Nunca lo diremos abiertamente, pero  todas deseamos que nos traten así…

No te cuesta nada  ¿o sí?

Escrito por:    Señorita Libélula.