Por quererte a ti, casi me olvide de mí

0
29

 

A la mala aprendí que la dignidad debe permanecer intacta en cualquier situación, que no debo poner en otras manos  mis sueños, que nuca debo olvidarme de quien soy.

Te quise tanto que casi me perdí, caí en un abismo del que mucho me costó salir, me volví presa de tus labios, presa de las promesas que no tenías intención de cumplir, me enfoque en cumplir a la pie de la letra tus expectativas, sin tener en cuenta, lo mucho que eso me dañaba, sin darme cuenta que ya no era feliz.

me perdi casi

A la mala aprendí que debo ser precavida al elegir en quien confiar, con quien complicarme la vida, en elegir a quien amar.

Para ser sincera, tuve que tocar fondo para poderme levantar, tuve que llorar muchas lágrimas, y buscar respuestas a las preguntas que a final de cuentas, no supe como contestar.

Mil veces me sentí culpable, muchas veces me sentí fatal, siempre creyendo la mentira que tantas veces me repetías, en donde era yo siempre la culpable, la que siempre actuaba mal.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Tenía tanto miedo de fallar, que en mi lucha por no perderte, casi me perdí yo, deje de lado mis sueños, me olvide de mis proyectos y caí en la trampa de un amor que en realidad no sabía amar.

Tu cariño era tan volátil y ofensivo, que caí en el punto de denigrar mi dignidad, te di el poder para jugar con mis emociones, de ti el poder de humillarme, de hacerme llorar.

Pero un día, como era de esperarse, desperté a la realidad, me descubrí tan rota y destruida, que casi no me reconocí, comencé a extrañar mi vieja sonrisa, comencé a extrañar a la mujer que antes fui.

perdidad

Decidí que ya no quería seguir así, renuncie a tu amor enfermizo y comencé a restaurar las heridas que dejaste en mí.  Lo cierto es que no ha sido sencillo reconstruir mi alma rota, ni mis ganas de reír, pero ahora sé que me equivoque al apostar todo  por ti…

Ahora ya sin tu dañino amor, descubro que sola estoy mejor, que soy la dueña de mi vida, que soy yo misma, el mejor amor.

Escrito por:    Señorita Libélula.