La oveja negra no es mala, sólo es diferente

0
55

¿Alguna vez te han llamado rebelde, inadaptada (o inadaptado), loca (o loco) u oveja negra por ser diferente a los demás? ¿Por ser tú mismo y mostrarlo con orgullo a costa de no gustarle a los demás? ¿Por no estudiar la carrera que tus padres querían para ti? ¿Por perseguir tus sueños? ¿Por decir que “no” cuando todos esperaban que dijeras que “sí”? ¿Por tus preferencias sexuales? ¿Por usar piercings  o tatuajes? ¿Por enamorarte de alguien, que según los demás, no era la persona adecuada para ti? ¿Por decir la verdad? ¿Por exigir justicia? ¿Por no encajar en la sociedad? ¿Por ir a donde te da la gana de ir? ¿Por hacer lo que quieres o te gusta hacer?

No sé si las personas con convertimos ovejas negras por alguna razón o simplemente es parte de nuestra esencia, lo que sí sé, es que ser parte de la manada y caminar entre ellos como uno más del montón nunca ha sido, ni por poco, una alternativa de nuestra identidad.

Es, hasta cierto punto, un poco agobiante ver como la mayoría de las personas pintan su lana de blanco cada mañana para perseguir el rebaño y encajar. Es una vida aburrida, aunque de cierta manera controlada y más tranquila. Y no los juzgo porque posiblemente sea una vida feliz, ya que la mayoría de sus problemas son limitados. Lo que me molesta es que creen y están convencidos de que siempre tienen la razón y para ellos cualquier persona que sabe mirar otras formas de vivir y de decidir, que sabe escuchar otras ideas, es una persona equivocada. No pueden comprender que el no ser como ellos no es equivocarse, es simplemente arriesgarse a ser diferente y seguir el propio camino.

12801694_10208879421012761_4489292075144913821_n

Para nosotros, los que los demás llaman “ovejas negras”, romper reglas no siempre significa andar armando líos para crear problemas y llamar la atención, es simplemente  una forma de dar lo mejor y superar nuestros propios límites, porque ahora en el mundo que vivimos ser arriesgado ya no es suficiente. Nos gusta viajar con las velas de nuestros sueños, navegar con la brújula de nuestros ideales. Las ovejas negras nos pintamos el cuerpo con los tonos de nuestra creatividad, dibujamos la mente con los colores de nuestras fantasías, tocamos con el perfume de nuestra esencia. Nos gusta seguir el camino de nuestra intuición y nuestro corazón. Y es justo esta dirección que da un sentido a nuestra vida. No todos lo comprenden, pero al menos yo, prefiero ser mil veces algo que no gusta, a ser lo que no soy sólo por encajar.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

A eso venimos a este mundo, a ser auténticos y vivir nuestra vida como mejor nos parezca. No venimos a complacer a nadie porque aunque lo intentáramos, nunca lo lograríamos ya que el ser humanos es insatisfecho por naturaleza y siempre espera más y más. Debemos cometer nuestros propios errores. Debemos aprender nuestras propias lecciones, hasta que no podamos más, hasta que comprendamos por fin, que es mejor saber que preguntar. Que despertar es mejor que dormir y que fracasar y cometer un enorme error, siempre es mucho mejor que no haberlo intentado nunca. La gente valiente se arriesga y es precisamente eso lo que lo hace diferente. Construye su camino sin que nadie le diga cómo hacer las cosas, tiene su estilo propio y va siempre por delante. Sabe lo que quiere y va por ello, lucha y lo plasma en todo lo que hace.

Vivir la vida es una cuestión de acciones y reacciones. Y elegir quién quieres y puedes ser, muchas veces es difícil, pero es tu único modo de libertad. Aunque por ser libre también se paga peaje, y regularmente a un costo muy alto: ser juzgados, mal interpretados, construir el camino en soledad o no encajar en la sociedad, por mencionar algunos.

12821344_10208879668298943_173180437226064772_n

¿Pero sabes? No importa si te juzgan por estudiar lo que te gusta, si usas piercings o traes tatuajes, si eres gay o lesbiana, si te vale lo que piensan los demás, si tu trabajo no es el más redituable, pero te gusta, si tu cabello es azul o rosa, si vives la vida de tal forma. No importa si pisotean tu forma de hacer las cosas y todas esas mierdas que tranquilizan su ego. No importa si te llaman oveja negra, no importan las etiquetas, de algún modo te tienen que llamar, como la comodidad de su miedo, de sus prejuicios y su desconocimiento deseé. Lo único que importa es que es tu vida y son tus elecciones, después de todo, tú y sólo tú, tendrás que vivir las consecuencias, buenas o malas, como sea. Diles que naciste oveja negra para enfrentar al pastor, ¡y a su perro también!

Dicen que la vida es para los que saben cómo vivir. Pero no es verdad, nadie nace preparado. La vida es para aquellos que son lo suficientemente valientes para asumir riesgos y lo suficientemente humildes para aprender.

Así que sí quieren, si no eres como los demás, si no haces las cosas como ellos, si vas contracorriente, si dudas de lo que dicen, si te cuestionas, si analizas, si no estás de acuerdo, si vas a puños con la vida, deja que te llamen oveja negra… después de todo, ¡el negro te queda genial!

Autor: Karla Galleta