Duele saber que hoy la besas como me besabas a mí.

0
26

 

Dicen que la vida pone pruebas que  siempre algo nos han de enseñar, pero creo que en mi caso se ha encajado, pues sus pruebas me causan penas con las que no sé lidiar.

Que mala pasada haberte encontrado por casualidad, justo cuando yo creía que mis heridas habían sanado, cuando creía que ya te había logrado olvidar

1

Y de repente, en el lugar menos pensado te miro pasar, tan guapo como siempre rondando por aquel lugar, con tu gesto misterioso, y tu sonrisa encantadora que me hizo caer rendida hace un tiempo atrás.

No puedo negar que mi pulso se aceleró, que mis latidos rebeldes se salieron de control.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

De pronto todos los recuerdos de lo que fue un gran amor, me cayeron como balde de agua fría y sin poder evitarlo, causaron dolor.

Tú estabas ahí,  a unos cuantos pasos de mí, y yo con la mirada puesta en ti, queriendo correr a tus brazos para decirte lo mucho que te había extrañado, lo mucho que había sufrido cuando te perdí.

De pronto,  cuando por fin había tomado valor para acercarme, ella llego corriendo a abrazarte, aferrada a tu cuello, besando tus  mejillas, tus ojos, tus labios.

De un solo golpe, todo esperanza se derrumbó, el latido en mi corazón por un momento se detuvo, me quede sin respiración.

Y tú, te notabas tan enamorado, mirándola a los ojos, respondiendo sus besos, sus caricias, sus abrazos…

2

Y yo… yo hecha un nudo, queriendo huir de ahí, pero inmóvil, sin poder mover un solo musculo que ayudara a escapar lejos de aquella escena en la que volvía a quedarme sin ti.

Por fin caí en la cuenta de que nunca más volverías a mí. Con dolor asumí, que estabas enamorado, que ahora ella ocupa el lugar que guardabas para mí,

Con dolor asumí, que de ella son los besos que antes eran para mí.

 

Escrito por:    Señorita Libélula.