Antes de rendirnos, fuimos eternos

0
58

Nuestro error fue ir demasiado rápido, no darnos tiempo para pensar.

Nuestro amor era único. Parecía sacado de una novela de ficción: era demasiado bueno para ser cierto. O al menos, eso me gustaba pensar.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Creímos en un sentimiento que veíamos hermoso y puro. Cegados por la emoción de encontrar algo tan preciado. Nunca nos cuestionamos si estábamos haciendo las cosas bien, o si realmente éramos el uno para el otro, siquiera si éramos compatibles… y por eso la caída dolió más.

Fuimos eternos. Juntos, podíamos volar. Cada encuentro, cada beso, cada minuto de nuestro amor se sentía como año nuevo, como una explosión de fuegos artificiales en mi pecho. Con solo una mirada supe que nos acompañaríamos toda la vida. Apenas nos conocimos, y comenzamos una aventura juntos. Quizás ese fue nuestro error, ser tan descuidados, apresurados y no darnos el tiempo de conocernos en profundidad.

2

Pero en el momento, no me importaba. Estábamos juntos y la magia que eso producía, era única. Quería seguirte a todos lados, y tú a mí. Armaríamos nuestra vida sin que nos importara el resto. Nos subimos en este viaje y presionamos el pedal para ir a toda velocidad.

Y es así que chocamos. Nos estrellamos en nuestra propia realidad. El tiempo a solas nos comenzó a pasar la cuenta, porque no estábamos preparados, no nos conocíamos lo suficiente. Y podría haber sido bello, ir aprendiendo del otro en el camino, pero no. Creo que lo peor de esto, es que nos dimos cuenta de que no éramos tan el uno para el otro como pensamos. Simplemente no eras quien debía acompañarme en el resto de mi vida, ni yo para la tuya.

3

 

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

 

Me frustraba no complacerte, no ser compatibles, tener cosas de fondo tan opuestas, que solo llevaban a horas y horas de discusiones. Apenas teníamos contacto físico, que al parecer, era lo único que nos unía.Nuestra tristeza cavó una zanja muy profunda, que nos separó. Tu mente estaba a kilómetros de nuestros antiguos sueños, que ya ninguno de los dos quería.

No quise seguir intentándolo, y tampoco querías tú. Pueden decir que es lo más fácil por hacer. Fuimos cobardes, y nos rendimos. Pero antes de eso, nuestro amor no tenía fin. Quizás otro día, en otro lugar,volvamos a encontrarnos y esto sea finalmente así.

 

Fuente: Emilia garcia.